Códices de migraciones

/Códices de migraciones
Códices de migraciones2020-11-12T15:44:22+00:00

1.LA LLAMADA “PEREGRINACION AZTECA O MÉXICA RESUMIDA EN ALGUNOS CÓDICES “EL MAPA SIGÜENZA” Y EL CÓDICE AZCATITLAN Y OTROS CÓDICES

PARA TODOS LOS MIGRANTES QUE VAGAN POR UN MUNDO SIN CONCIENCIA

TIEMPO DE MIGRACIONES

“Pero los aztecas por allá anduvieron caminando, Iban a buscar tierras…
Cuánto tiempo en las llanuras anduvieron, Ya nadie lo sabe” (Códice Matritense. Real Acad. Hist) (cf. M León-Portilla, “De Teotihuacán a los aztecas”, México. UNAM, 2017, págs. 182-183

Al llegar a este punto, es imposible evitar un cierto temor por adentrarnos en épocas lejanas y, mucho más cuando la reconstrucción histórica de la “peregrinación mexica” se hace como una reelaboración tardía (siglo XVI) archivada en la memoria durante siglos. Imposible evitar la sensación de estar ante una reconstrucción mitificada y ritual que engrandece con la belleza de la narración pictórica de códices y mapas, lo que fue una diáspora recurrente, dura y sangrienta.
Lo que vienen a decir muchos autores, ante la pregunta de cual fue la causa de que pueblos enteros abandonaran sus tierras para emigrar a otras desconocidas, viene a ser que, primero, no solo fueron los aztecas o mexicas los únicos en emigrar, sino que “el ascenso y colapso de las grandes civilizaciones mesoamericanas, es la historia de las idas y venidas de sus pueblos” (cf. el excelente artículo de David Rodrigo García y Colín Carrillo “Desde Aztlán a la “tierra prometida”, el nacimiento de un símbolo”.

En págs. 8, 9 dicen: “Los capullis eran unidades aldeanas de autoconsumo en donde prácticamente todo su excedente se destinaba al sostenimiento de los centros urbanos, por lo que sería natural que los obligados a migrar, tras el colapso de las grandes capitales, fueran los centros urbanos” “Y es necesario para entender este fenómeno, no solo el aspecto económico, sino el político: las comunidades tributarias eran explotadas a cambio de recibir protección ante la amenaza de otros centros de poder que ambicionaban la expoliación y , sobre todo, el control estratégico”
“Tras la caída de un protectorado, muchas aldeas buscarían el padrinazgo de otros centros de poder”
“Los movimientos migratorios se explicarían en función de su forma de vida y producción”
“La diáspora chichimeca, estaría relacionada con la caída y quema de Tula como centro hegemónico en el siglo XII d. C.(1 110 d. c)” “Y los cambios climáticos. Que vuelven menos fértil el norte y , así desde el norte, movimientos migratorios presionan hacia el sur, cuyos vacíos de poder , posibilitan la entrada de una serie de oleadas de pueblos norteños”

Pero, ¿Quiénes eran los chichimecas, al parecer, pueblos originarios de los aztecas (mexicas)?
Según García y Carrillo, (op- cit- págs 12-13) : “Los pueblos chichimecas, que vivían en la periferia del mundo mesoamericano, se encontraban en distintos grados de complejidad social, de distinto origen étnico, desde simples cazadores. agricultores y recolectores, hasta importantes jefes de ciudadelas megalíticas”. “Estos , fluyeron en oleadas hacia las cercanías del Valle de México desde el 1200 d. C. en distintas etnias: mexicas, chichimecas de Xólotl, acolhuas, tepanecas.
Otomíes etc. “ “Las importantes guerras tribales se producen por la expulsión de nichos ecológicos, motivadas por la insuficiencia de cotos de caza, pesca o labranza” “Así el objetivo de estos choques bélicos es el de dispersar toda la presión poblacional sobre un territorio más amplio y feraz”(págs. 13-14) “Toda esta narración se encuentra plasmada en Códice Boturini (o “Tira de la Peregrinación”, “Crónica mexicayotl”, relatos recogidos por Durán, “Códice Azcatitlán,” “Mapa de Sigüenza” o “Códice mexicano”, e ilustran la larga peregrinación de los aztecas desde el norte, antes de asentarse en el lugar donde fundarían Tenochtitlán, éxodo que duró unos 200 años “… “Los aztecas fueron una de las 8 tribus chichimecas (Tira de la peregrinación: 8,matlanzincas,tecpanecas; chichimecas, malinalcas, cuitlahuacas, xochimilcas, chalcas, huexotzincas) o 7 (Torquemada) , o 6 (Durán) “(cf. nota 2)”
Estos desacuerdos, no son , desgraciadamente, los únicos al narrar la gesta del origen del pueblo mexicano y su largo caminar, tal como nos lo cuenta el doctor Alfredo López Austin en la magnífica reseña de su obra “Mitos de una migración” en la no menos excelente revista “Arqueología Mexicana” para quien nuestro agradecimiento es infinito, “Ante la complejidad del hecho histórico de la peregrinación azteca, baste señalar, por ahora, dos
problemas historiográficos de importancia: el primero que en los relatos existe un estrecho vínculo entre lo divino y lo mundano, el segundo que hay fuertes discrepancias entre las diversas versiones del viaje” “Y esto deriva en las diversas interpretaciones del hecho histórico, así como las contradicciones desde los inicios de la Colonia hasta nuestros días, ya que al enmarañado tema se ha sumado el interés político, transformando la narración del origen mexicano, en un asunto de “la cuna de la mexicanidad” “Y aquí entra la discusión de si estas fuentes deben ser consideradas como mito o historia” (Blas R Castellón) “Los relatos de las migraciones del Postclásico son particularmente ricos en temas en los que se fusionan mito e historia” “Un ejemplo lo presenta el punto de
partida de los mexicas” “se habla de Aztlán, Chicomoztoc, Culhuacán, Teoculhuacán Hueiculhuacán Quinehuayán etc.” “En algunos documentos el nombre puede ser compuesto, así en la obra del historiador Cristóbal del Castillo, donde se dice que salieron de Aztlán-Chicomoztoc”

“Pero no hay población alguna con capacidad suficiente para constituirse en el lugar de origen de todos los pueblos”
Lo que se advierte, en esta maraña es la de siempre: el sincretismo de lo mágico, mítico e histórico, además de la utilización de un pasado mesoamericano de dimensiones gigantescas, tanto territoriales, como históricas, con fines de aculturación y sometimiento religioso y político. Pero aunque el asunto pueda ser complicado, no hay forma de documentarnos mejor, por el momento, si no es desde las crónicas y códices cristianizados del siglo XVI. En el artículo claro y rotundo “El pasado prehispánico nahua: algunos elementos para pensar sus territorios y representaciones” pág. 1, se dice: “Los cronistas nahuas novohispanos de tradición indígena del siglo XVI, entre los que se encuentran Hernando de Alvarado Tezozomoc o Domingo de San Antón Muñón Chimalpaín, crearon riquísimas narraciones , que comienzan con una reflexión sobre el origen del poblamiento del mundo (en la antigua Mesoamérica), desde la salida de grupos humanos que se ubicaron en el mítico Aztlán-Chicomoztoc”(lugar de donde salen los aztecas en migración) “Las narraciones de este tipo se encuentran representadas pictográficamente en el “Códice Boturini,” “Tira de la peregrinación” , “Códice Ramírez” y “La Historia tolteca- Chichimeca” “Pero la realización de estos documentos data también de época novohispana” “Por lo tanto, aunque las fuentes conservan un diálogo continuo con la tradición oral (mesoamericana), no dejan de haber sido creadas por las nuevas necesidades del virreinato español” “Así el investigador ha de realizar un cruce de datos lingüísticos y arqueológicos” Y añadiríamos que de datos etnográficos, comerciales y ambientales , tal como lo hace la excelente investigadora Carmen Bernard en su obra magnífica en la que nos deleita y cultiva con todos sus saberes inmensos: “Histoire des peuples d Amérique: Itineraires históriques et symboliques des peuples originels des Amériques”, cuyos resúmenes de Fayard nos han sabido a muy poco y desearíamos verla pronto on-line completa.

Las peregrinaciones aztecas y ciclo de mixcóatl

Para sintetizar de manera magistral los “tics” que provocan y componen cualquier migración de cualquier pueblo , la investigadora Viola König en su artículo “Myth and Model. The Pattern of Migration Settlement, and Reclamation of Land in Central Mexico and Oaxaca”

Places of power and Memory in Mesoamerica´s Past and Present

págs. 158-198 , dice:
“La migración desde un lugar de origen mítico es seguida por la elección de un nuevo lugar de asentamiento, confirmada por un acto de inauguración, es decir, la ceremonia del Fuego Nuevo. El crecimiento de una población conduce al abandono de un pueblo o a un éxodo de grupos pequeños, iniciando así una nueva migración.”

“Los mixtecas comenzaron ya en el período Clásico a emigrar a Teotihuacán y luego a México Tenochtitlan como trabajadores inmigrantes. Fueron los primeros en abandonar su patria mixteca en los años 70 viajando a Estados Unidos y a Canadá. Hoy en día, comunidades mixtecas se pueden encontrar en Manhattan y en toda California”