4. CÓDICES Y PEREGRINACION

/4. CÓDICES Y PEREGRINACION
4. CÓDICES Y PEREGRINACION2020-11-12T16:20:46+00:00

4. CÓDICES Y PEREGRINACION

¿SON ORIGINALES PREHISPANICOS O CUIDADAS REELABORACIONES POSTCOLONIALES DE “ESTILO PREHISPANICO”? Empezar por el final

LOS LLAMADOS CÓDICES PREHISPÁNICOS
El codex Borbónico: La originalidad de un rito solar.

Traemos aquí el excelente resumen de la doctora Sylvie Perperestraete de la reunión de investigadores sobre el tema “Luces en el Códice Borbónico” que ella titula: “Le Codex Borbonicus. La datación de un manuscrito ritual”

El interés de transcribir literalmente lo expuesto allí, se debe a que refleja con suma claridad uno de los problemas más debatidos de los códices prehispánicos: El de su originalidad, o los de ser reelaboraciones postcoloniales “ de estilo prehispánico” y datarse a partir del siglo XVI. La investigadora nos dice: “El 17 de octubre, se dedicó un día de estudio, en el Palacio del Louvre, a uno de los manuscritos más impresionantes del antiguo México que nos han llegado. “La reunión, titulada: “Luces en el Codex Borbonicus. Del historiador al físico, lecturas cruzadas ”y producido con el apoyo de la Biblioteca de la Asamblea Nacional, en París, donde actualmente se conserva el manuscrito, tuvo como objetivo principal discutir la controversia relacionada con la fecha de creación de la obra.”

“El área cultural centroamericana a la que los especialistas se refieren como Mesoamérica, es la única en la América precolombina que tiene manuscritos y sistemas de escritura conocidos y, como tal, a menudo fascina a los investigadores. y público en general”. “El Codex Borbonicus no es una excepción a la regla.” “Esta tira de papel amate- un papel hecho de corteza de ficus batida – de poco más de 14 metros de largo y cuidadosamente pintado con glifos y figuras de colores brillantes, es bastante excepcional, debido a su gran formato y la precisión de su iconografía, pero también por algunos de los temas discutidos allí.” “Algo más que un calendario o una herramienta de adivinación, incluyendo los detalles del manuscrito nos deleita con los principales deidades y ritos que jalonaban el año solar en la cultura azteca (centro de México, XIII siglo) y teniendo en cuenta 1521, como la fecha de finalización del Codex Borbonicus, sin embargo, esto es controvertido, ya que algunos investigadores lo ubican en la era prehispánica y otros al comienzo de la era colonial”. “La datación precisa del manuscrito, con su contenido extraordinariamente rico y detallado, permitiría evaluar su rareza (los caprichos de la historia han reducido el número de manuscritos a un total de alrededor de diez en la fecha de finalización indudablemente
prehispánica), pero también y especialmente nos permite descubrir la calidad de la información sobre la religión azteca que podemos esperar obtener del precioso manuscrito”. “Porque, si la tradición de pintar manuscritos no se detuvo de la noche a la mañana con la conquista española, el ejercicio de la crítica histórica requiere abordar los documentos producidos en la era colonial con extrema precaución”. ”La influencia más o menos significativa que la cultura occidental pudo haber tenido en los autores de estos trabajos, a menudo diseñados a petición de las autoridades de Nueva España, de hecho a menudo, altera la confiabilidad de los datos que contienen de aquel universo prehispánico.”

“¿De dónde viene la sospecha sobre la fecha del Codex Borbonicus? “Cuando se redescubrió en Francia en el siglo XIX., este manuscrito fue inmediatamente considerado prehispánico”. “Pero a partir de entonces, varias de sus peculiaridades, incluida, sobre todo, la presencia de la parte dedicada a los ritos del año solar, de la que no se conoce ningún equivalente en los manuscritos reconocidos por unanimidad como anteriores a la conquista, arrojan dudas en la fecha de su concepción”. ¿”Estamos lidiando con una producción colonial, tal vez incluso realizada por orden de patrocinadores españoles que buscan documentarse en una población que iban a administrar y evangelizar”? ¿”O es solo un accidente si ninguno de los otros documentos prehispánicos que han sobrevivido hasta el día de hoy contiene contenido similar”?

“La cuestión aún no se ha resuelto y la estrechez de la ventana cronológica de logros: entre 1507, el año de la celebración de una ceremonia de Nuevo Fuego representada en el manuscrito y, tal vez, la década siguiente a la la conquista, es decir, los años 1521 a 1530, hace que los métodos habituales de datación, como el carbono 14, sean completamente inútiles: de hecho, no permiten obtener fechas suficientemente precisas “… “Las discusiones de la reunión del 17 de octubre se centraron, por un lado, en el carácter prehispánico o colonial de la iconografía y el estilo del Codex Borbonicus y, por otro lado, en los datos proporcionados por la codicología, es decir, el estudio material del manuscrito, como objeto arqueológico”

“La doctora Danièle Dehouve (CNRS / EPHE) estudió el tratamiento y el lugar predominante de la- fiesta de Nuevo fuego en el Codex Borbonicus”. “Basándose en los detalles del calendario del manuscrito, propuso una nueva interpretación de cómo este rito, celebrado una vez cada 52 años, tuvo repercusiones en los festivales del año solar”. “Sugiere que la cantidad y precisión de los detalles relacionados, implican que los autores de esta parte del códice, o al menos sus informantes, deben haber asistido ellos mismos a la celebración del ritual del fuego de 1507”.

José Contel (Universidad Toulouse Jean Jaurès) se interesó por la presencia y las representaciones de Tlalloc, deidad de la tierra y la lluvia, en todo el códice, y Sylvie Peperstraete (ULB / EPHE) en iconografía de actores de los ritos de los «años veinte». Ambos notaron la consistencia de las figuras del Codex Borbonicus con imágenes y convenciones prehispánicas. Sobre todo, el análisis de los atuendos y atributos de los sacerdotes representados en el manuscrito y su comparación sistemática con los datos disponibles en otras fuentes, prehispánicas y coloniales, proporcionando una gran cantidad de detalles que faltan en las descripciones recopiladas después de la conquista española. Pues estos datos comparativos, permiten demostrar que los autores del códice produjeron su trabajo antes de la llegada de Cortés a México o confiaron en modelos prehispánicos y tenían un excelente conocimiento y comprensión de cada uno de los elementos que reproducían.

Sin embargo, la segunda parte del día del estudio, dedicada a los análisis codicológicos, era la que se esperaba con ansias.” “En ella se nos mostraron los resultados de los análisis fisicoquímicos realizados desde 2013 en el Codex Borbonicus , como parte de un proyecto del Centro de Investigación sobre la Conservación (CRC) del Museo Nacional de Historia Natural.” “Después de dos intervenciones dedicadas a las observaciones realizadas a simple vista: Nicolas Latsanopoulos (EPHE),nos mostró las contribuciones de la encuesta gráfica al estudio del Codex Borbonicus » y Katarzyna Mikulska (Universidad de Varsovia),comparaciones de «El Codex Borbonicus y el Codex Borgia y Vaticanus B: comparaciones desde un punto de vista codicológico «-, Fabien Pottier (CRC-MNHN) explicó la forma en que él y su equipo llevaron a cabo el estudio espectroscópico de los materiales pictóricos del Codex Borbonicus , buscando posibles rastros de la intervención europea en la producción de la estructura”. “Una técnica analítica no invasiva, la espectroscopía le permitió recopilar numerosos datos sobre el soporte y los colores del manuscrito sin tener que moverlo o tomar una muestra.”
“Fabien Pottier luego comparó los espectros de luz característicos de cada uno de los colores y del papel del códice con los de una paleta de referencia, reproduciendo en particular los temas de coloración prehispánica como lo describen las fuentes históricas, incluida Elodie Dupey García (Universidad Nacional Autónoma de México) también mencionado en su intervención. El investigador concluyó que el manuscrito fue hecho en la forma tradicional prehispánica. Por otro lado, no encontró ninguna indicación que permitiera ubicar su producción justo antes o justo después de la conquista española. Davide Domenici (Universidad de Bolonia) luego cerró el día del estudio presentando datos de comparación codicológica, reunión con su equipo en varios manuscritos coloniales prehispánicos y tempranos, en toda Mesoamérica. De este modo, abre el camino a futuras investigaciones, al prever la comparación sistemática de todos estos documentos de acuerdo con el método desarrollado bajo la coordinación de Fabien Pottier.”

“Sin embargo, al final de la reunión, ya sea del lado de los historiadores o físicos, no se detectó ningún rastro de intervención europea en la realización del Codex Borbonicus”. “La ausencia de prueba no es prueba de la ausencia, sin embargo, no se debe concluir demasiado rápido a una fecha de producción prehispánica de la obra”. “Por otro lado, el hecho de que el manuscrito no muestre influencia europea lo hace invaluable a los ojos de los especialistas en el antiguo México”. “En este contexto, la controversia en torno a una fecha española anterior o posterior a la conquista del manuscrito conserva un interés limitado”. “Por lo tanto, los nuevos datos expuestos durante el día del estudio, abren perspectivas importantes para futuras investigaciones, mucho más allá del Codex Borbonicus. estrictamente hablando”

Sylvie Peperstraete (ULB y École Pratique des Hautes Études, París).
Mostramos aquí el enorme trabajo de excelentes investigadores y las técnicas mas avanzadas para el estudio de estos bellos manuscritos . Pero ellos se nos esconden haciendo guiños. Como aquellos pequeños diosecillos a los que había que dejar continuos regalos en las laderas de las montañas en las que vivíian para que no se enfadasen y produjeran sequías y peligrosas pandemias. A lo mejor el encanto de estos extraordinariamente bellos manuscritos consiste en ocultarnos su secreto Lo mejor es contemplar su inigualable hermosura.

“Al final de la reunión, ya sea del lado de los historiadores o físicos, no se detectó ningún rastro de intervención europea en la realización del Codex Borbonicus. La ausencia de prueba no es prueba de la ausencia, sin embargo, no se debe concluir demasiado rápido a una fecha de producción prehispánica de la obra. Por otro lado, el hecho de que el manuscrito no muestre influencia europea lo hace invaluable a los ojos de los especialistas en el antiguo México. En este contexto, la controversia en torno a una fecha española anterior o posterior a la conquista del manuscrito conserva un interés limitado. Por lo tanto, los nuevos datos expuestos durante el día del estudio abren perspectivas importantes para futuras investigaciones, mucho más allá del Codex Borbonicus. estrictamente hablando

Sylvie Peperstraete (ULB y École Pratique des Hautes Études, París)

Sobre la interesante discusión de la originalidad de los códices prehispánicos Cf Claire Billard

Le Vieux Dieu : vies et morts d’une divinité ignée sur lesHauts Plateaux mexicains: étude diachronique del’iconographie et de la symbolique d’une entitépré-hispanique par une approche comparée des sources, ethnohistoriques et ethnographiques

quien en su pág 135, dice : “Al pintar un dios mesoamericano prehispánico en el siglo XVI, observamos que las copias coloniales ofrecen un nivel de detalles más importantes que los datos etnohistóricos, pero otras acepciones como las del pájaro turquesa en la frente de un dios como símbolo celeste (fig 4) se sustituye por tocado de plumas o no aparece” “Las copias coloniales de los códices prehispánicos, seguramente habrían tenido modelos desprovistos de este detalle” “Según esto, las ilustraciones de los códices coloniales serían visiones interpretativas de las figuras prehispánicas, quienes representarían la iconografía del dios según un registro simbólico” (pág. 136) Lo que lleva a la autora a un exhaustivo análisis comparativo de la iconografía del conjunto de fuentes consultadas (pictográficas, descriptivas y materiales) (fig 7) Basándose en el investigador Burt, muestra tablas excepcionales sobre los distintos criterios iconográficos de corpus de objetos en los códices (ausencia de cabellos, adornos circulares o rectangulares en las orejas, sandalias, adornos en la nariz etc.) (fig. 6) Lo que hace este magnífico artículo comparativo, imprescindible para un estudio iconográfico de los códices. También nos ofrece un estupendo inventario de materiales (cerámicas etc. ) del Postclássique Reciente y principios del siglo XVI, lugares de donde provienen y Museos etnológicos en donde se conservan. Documentos imprescindibles para el peliagudo problema de la originalidad de los códices prehispánicos y las reelaboraciones novohispanas del siglo XVI básicamente mnemotécnicas

Y en la tesis del doctor Santamarina “El sistema…pág. 260, sus aclaraciones y esquemas nos parecen esenciales en cuanto a la dificultad de descifrar y utilizar códices originales prehispánicos sin resignarnos a servirnos de los códices novohispanos postconquista del siglo XVI para entenderlos de alguna manera Este investigador dice: podrán ser nuestras interpretaciones.

Las fuentes aztecas: problemática general
“En el caso de la cultura azteca, la naturaleza de nuestras fuentes es tan variada y compleja como lo fueron los contextos históricos a través de los cuales han llegado hasta nosotros. Nos hemos referido ya (vid. supra cap. IV.2) al sistema pictoglífico utilizado en nuestra área de estudio en época prehispánica, y a su fusión funcional con la tradición oral, que hace imposible en nuestros días una reconstrucción completa de los discursos que los tlacuiloque elaborarían a partir de dichos documentos”. “Dada esta circunstancia, la sola transmisión de la información de los códices indígenas y su plasmación por escrito en caracteres alfabéticos -aun cuando fuera en náhuatl necesariamente supuso una reorganización y readaptación sustancial de su contenido, viniendo a constituir un proceso de transformación aculturativa que inevitablemente nos aleja del contenido
original” (Calnek 1978: 239). 2

Luego nos explica la enorme dificultad de la aculturación o reconstrucción de códices sobre todo novohispanos, como el autor dice por autores “especialmente imbuidos de la realidad novohispana” que les había tocado aceptar Y concluye: “Son muchas las clasificaciones que pueden establecerse de las fuentes etnohistóricas para el conocimiento de la cultura azteca. Algunas de ellas, con sus respectivos ejemplos, las hemos reseñado en la tabla de la figura 14.(¡magnífica!) ” Lockhart (1999: 517 y ss.) muestra rasgos reconocibles del uso comunicativo prehispánico -hecho de oralidad, pictografías y logogramas- en los textos alfabéticos en náhuatl. Véase también León- Portilla (2001b)”.
No podemos olvidar el excelente artículo “¿Influencias occidentales en el Mapa Quinatzin?” De Patrick LESBRE

“Códices como este mapa están fechados en 1541 .42 o más después de la conquista española En veinte años, el contacto con los españoles, especialmente con los misioneros, se había intensificado, y la sociedad colonial se había implantado definitivamente, cuando al principio podía parecer sólo un accidente histórico.
Aproximadamente en la misma época, los tlacuiloque o escribas mexica realizaban el Códice Mendoza.

A diferencia de éste, el Mapa Quinatzin se dibujó sobre papel nativo, siguiendo un formato tradicional indígena en vez de imitar un libro occidental, con orientación múltiple (para la representación del palacio real) y con glosas en náhuatl. Consta de tres láminas 3.

Podría parecer absurdo buscar influencias occidentales en uno de los documentos acolhuas más antiguos que sobrevivieron a la conquista y a los estragos coloniales, cuando, a la inversa, la mayor parte de los investigadores buscaron hasta ahora en él los más bien escasos datos sobre el Tezcoco prehispánico. En un documento que representa palacios según una proyección arquitectónica tradicional, radicalmente distinta a los intentos de perspectiva que aparecen en otros códices coloniales como el Mendoza (fol. 69r: palacio de Moctezuma) o el Azcatitlan (tronos, pirámides) 4, ¿cómo podrían existir influencias occidentales? Para percibirlas se requiere una mirada paciente y sutil. Y tener en la mente, como lo expresó Eduardo de Jesús Douglas (2003: 286), que el Mapa Quinatzin, a pesar de su apariencia tradicional, forma también un discurso colonial que se adecúa a ciertos requisitos españoles 5.
Por eso nos centraremos primero en una posible occidentalización del dibujo o escritura pictográfica: ciertas técnicas pictóricas (perspectiva, volumen y profundidad, colores), pero también varios elementos naturalistas en vez de pictográficos. A continuación señalaremos cierto fonetismo, un uso atípico del calendario y ciertas omisiones en las temáticas, más difíciles de valorar pero que podrían participar también de una occidentalización temática” (pág 174). reseñamos este párrafo, (avisando que el artículo íntegro es estupendo), por lo proclives que han sido algunos autores a considerar “prehispánicos originales y libres de occidentalización algunos códices), pero olvidamos el dominio temático que ofrecían estos códices como elementos de aceptación por los indígenas aculturados Una alerta de Lesbre, que impulsa a tener mucho cuidado y estudiar bajo todos los aspectos (etnológicos, históricos, semánticos, arqueológicos iconográficos y sobre todo comparativo,) todos estos códices
Y la distinción entre occidentalización y la originalidad de los distintos estilos de composición regionales, tal como nos dice este autor todo son hipótesis hasta que se demuestren pautas de reproducción occidental en miles de códices y aún así.