Los orígenes del pueblo Azteca (Méxica); Entre el mito y la historia

/Los orígenes del pueblo Azteca (Méxica); Entre el mito y la historia
Los orígenes del pueblo Azteca (Méxica); Entre el mito y la historia2020-11-01T16:55:06+00:00

Los orígenes del pueblo Azteca (Méxica); Entre el mito y la historia

Monolith of the Stone of the Sun, also named Aztec calendar stone (National Museum of Anthropology and History, Mexico City).

CC BY-SA 3.0El Comandante / CC BY-SA
– File:Monolito de la Piedra del Sol.jpg
– Created: 17 July 2009
Location: 19Åã 25′ 34.92″ N, 99Åã 11′ 9.4″ W

Basándonos en el estupendo artículo del DOCTOR Federico Navarrete Linares “Los orígenes de los pueblos indígenas del Valle de México” “Los altépetl y sus historias” en (p.g 11) el autor dice: “Las narraciones sobre migraciones apuntan a diversos flujos migratorios, y no procede mencionar solo el grupo que sale de Aztlán, sino que dicho grupo había sido acompañado por los xochimilcas y otros pueblos del Valle de México”.

“Estas historias, que fueron contadas originalmente por los propios indígenas en el periodo prehispánico, fueron puestas por escrito por historiadores indígenas y españoles de los siglos XVI (XVII), y no han dejado de ser contadas una y otra vez desde entonces, pues hasta nuestros días funcionan como relatos de muy diversas entidades políticas” “En principio, estas historias ya fueron utilizadas por los propios altépetl o ciudades estado del Valle de México durante el período postclásico tardío para definir su identidad étnica, demostrar la legitimidad de sus gobernantes y defender sus derechos políticos y territoriales” “Durante el período colonial, los pueblos de indios que fueron sucesores de estos altépetl, continuaron utilizando estas historias para defender su autonomía política y sus tierras, así como los amenazados privilegios de sus élites gobernantes“ “También los frailes interesados por el origen de los indios, recogieron y volvieron a relatar esas historias”. Se han revalorizado, por tanto todas estas historias prehispánicas, que muestran los verdaderos orígenes de pueblos indígenas actuales como chalcas, milpaltenses etc. Más adelante (p.gs 24-26) el autor explica detalladamente la importancia del altépetl o “cerro de agua” haciendo alusión a los cerros sagrados que estos pueblos migrantes ocuparon durante las etapas de su peregrinar. Pero todas estas narraciones, plenas de hermosos mitos y poderosos dioses originales, fueron respetadas por el cataclismo de las expediciones españolas y los indígenas aculturados.

El doctor José Luis Pérez Flores en su artículo “La manipulación de la memoria indígena cristiana en imágenes novohispanas” quien nos dice que en el tema de la migración o peregrinación méxica, no se debe caer en una historia globalizada con una secuencia demasiado ordenada, sino entender que esto es un conjunto de relatos particulares, que dependen de la idiosincrasia religiosa cultural política y social de cada altépetl”

cf también el excelente artículo de la doctora Danièle Dehouve: Altépetl: el lugar del poder. Americae, 1, 2016, y nos dice: “Las Investigaciones sobre altépetl se tropiezan con dos dificultades:
El significado del término: el binomio “agua/cerro” que fue traducido por los españoles del siglo XVI por “pueblo”, y por los investigadores modernos por “pueblo” o “ciudad” (Carrasco 1996: 29), “estado étnico” o “estado soberano” (Lockhart 1999: 27, 661). En otras palabras, los investigadores establecieron una equivalencia directa entre el término y un asentamiento de población concreto”. “Ahora bien, voy a mostrar que es preciso primero preguntarse por qué el término se compone de dos palabras con una fuerte connotación simbólica”. “Mi respuesta es que el doble término es un concepto (antes de aplicarse a un grupo en especial)” y soporta una teoría política” (pág 3) “Lo que corrobora la opinión de otros investigadores de un aserto: “Todo el hermoso valor simbólico prehispánico, fue reutilizado con otros valores menos bellos (políticos, cristianizantes, etc.)” “ La autora, tras un bellísimo recorrido del término difrásico, (“atltépetl) “Un término compuesto de dos palabras de la lengua náhuatl: atl (agua), tepetl (cerro), lo considera un término de amplio espectro “que designa las ciudades del México central antes de la Conquista y durante dos siglos después cuando menos”. “Según García Martínez (1987: 72-73), el mismo binomio existe en totonaco, tepehua y otomí (poblaciones que vivían, entre otros lugares, en la Sierra Norte de Puebla estudiada por el autor). “Montes de Oca (2013: 368-370) añade a esta lista el mixteco colonial y, entre los idiomas modernos, el popoloca de Sayula y de Oluta”. “Los quiches recurrían también al término “agua/cerro” para referirse a sus oratorios (ibid.)”. “De esta manera, la noción fue ampliamente difundida en el área mesoamericana,” Luego concluye: “Después de la Conquista, el término lexicalizado altépetl se desconecta de la cadena de difrasismos que designan la guerra, la justicia y los orígenes de la ciudad.” “Aislado de su entorno filosófico, obligado a adaptarse a los cambios político-administrativos impuestos por los españoles, el término altépetl sobrevivirá dos siglos más, pero al precio de un cambio semántico fundamental” Añadiremos la excelente generosa y magnífica bibliografía web de esta autora; imprescindible para cualquier trabajo de investigación.
Agradecimiento también por los magníficos artículos que podemos descargarnos de esta autora.

Y como colofón al importante término atéplet (ciudad-estado azteca), añadiremos lo que el doctor Carlos Santamarina dice en su magnífica tesis, imprescindible para nosotros (op. cit): ”Así como el altépetl se compone de unidades similares en estructura pero menores en escala, la aglutinación de altépetl da lugar también a unidades similares superiores en escala. James Lockhart las ha denominado «altépetl complejo», y las describe como un estado étnico compuesto de altépetl constitutivos, cada uno con su propio tlatoani, como históricamente fueron Tlaxcallan o Chalco (Lockhart 1999: 36 y ss.).” Otra posibilidad de aglutinación de altépetl, posiblemente de nivel superior, sería la de las confederaciones o alianzas de ciudades, como la Triple Alianza que conformó el Imperio Méxica (vid. Infra cap. II.5), que tuvieron un mayor carácter multiétnico y fueron más efímeras, estando quizá mas ligadas a circunstancias políticas e históricas concretas. Otro término que suele utilizarse para esta escala superior del altépetl viene dado al anteponer a dicho término el modificador huey (grande), así como también se habla de huey tlatocayotl.”

La dudosa relación genealógica chichimeca-azteca
Pero en lo que a la relación chichimeca-azteca se refiere, (México-Tlatelolco) y toltecaazteca (México- Tenochtitlan), hemos de citar un artículo básico para entender la importancia que para el pueblo azteca tuvo la construcción de su altépetl . En Revista Española de Antropología Americana
ISSN: 0556-6533

“Historia y arqueología de la formación del altépetl en la Cuenca de México durante el Posclásico Medio”
Raúl García Chávez y Natalia Moragas Segura

Desde el principio los autores nos advierten de que: “El estudio de las sociedades chichimecas, no ha recibido el mismo interés; dicho de otra manera: el acercamiento a su problemática específica es uno de los temas pendientes de la arqueología de la Cuenca de México”
“Las sociedades chichimecas constituyen un caso de estudio muy interesante por su incorporación a un territorio que había sufrido variados e intensos fenómenos de concentración y disgregación socio-política y con un corpus cultural e ideológico bien consolidado a lo largo de más de mil años”. “En el caso del Posclásico Temprano en la Cuenca de México, las unidades políticas tienen algunas de las características que se suponen en un Estado, pero con un tamaño mucho menor que las sociedades que las anteceden y preceden “. Y en la nota 4 nos aclaran cuales son las características esenciales de un atéplet “(la tradicional caracterización de Service sobre lo que se determina para el Estado: clases sociales, ejército, una religión formal, normas jurídicas, figuras institucionalizadas y un ejército (Service 1975: 33).”

“Según Hodge (1984), después de la caída de Tula se formaron en la Cuenca de México alrededor de 60 unidades políticas en donde: «El sinónimo altépetl está asociado con la idea de gobierno, así como con la de territorio (…) una ciudad con su territorio adyacente, gobernada por un tlatoani o rey, fue la unidad política básica náhuatl, que los españoles llamaron señorío» (Hodge 1984: 17)”

Y desde luego nos avisan de un problema básico: “Pero cabe recordar que en el uso de las fuentes históricas no podemos obviar que hay que confrontar «los mitos de alteridad» presentes en la concepción propia de la interpretación de lo chichimeca (barbarie), frente lo urbano (civilizado) en los textos de cronistas hispanos y mestizos en los siglos XVI y XVII, influyendo en nuestro conocimiento e interpretación de las culturas indígenas americanas (Pérez Flores 2013; Santamarina 2015)” Es decir, que los cronistas consultados y las crónicas utilizadas, así como cualquier otro documento postconquista (códices, etc. ), vienen ya mutilados de todo aquel halo mítico primigenio ritual y sacrifical considerado bárbaro.

Y lo más interesante para comprender la migración azteca: “En relación con las unidades políticas que se describen en las fuentes históricas, habría que sumar a la extensión del altépetl factores tales como la incorporación de nuevas comunidades por conquista, migración o asimilación”. Éste es un proceso lento y con particularidades propias.
“Pero alrededor del siglo XIV se pueden definir numerosos centros urbanos compuestos por una sociedad que, por la densidad creciente del patrón de asentamiento y por la especialización de los centros urbanos y sus habitantes, tiene ya las características que denotan un verdadero Estado o ciudad-Estado en los términos de Smith y Hodge (1994: 11).”

“Este proceso de constitución de un Estado se dio en tiempos diversos dependiendo de las casuísticas de cada altépetl.” “Para Schroeder (1994: 186), aparece cuando un grupo migratorio se transforma en sedentario” y en el caso que nos ocupa dicen: “para los mexicas, (aztecas), Zantwijk (1975) considera que existen cuatro etapas en su formación, que abarcan desde la salida de Aztlán hasta la conformación de la Triple Alianza y el gobierno de Ahuitzotl . Una propuesta más global para determinar los momentos claves de la caracterización de un altépetl pone el énfasis en: a) su período de migración; b) el momento de establecimiento en un territorio específico con la fundación del altépetl; c) el período de constitución y consolidación sociopolítica; y d) los elementos étnicos constituyentes con los que se identifican (mitos de origen, religión, territorio) (García 2007)” ”Alrededor del siglo XIII, mientras que algunos grupos chichimecas de la Cuenca de México –como los acolhuas, tepanecas o chalcas– se pueden considerar como Estados, otros –como los méxicas– tenían una estructura sociopolítica menos compleja” Y sobre la migración azteca (méxica) un interesante y aclarador resumen: “Según las fuentes históricas, el período de migración de estas sociedades se inició desde comienzos del siglo XII o un poco antes y se dio a lo largo de unos 150 o 200 años, por lo que su desarrollo, a partir de su establecimiento definitivo, fue también desigual”. “Estos grupos migratorios tal vez no tuvieron un mismo origen o una misma auto identificación étnica, ya que en las fuentes más antiguas son conocidos como chichimecas (Alva Ixtlilxochitl 1977; Códice Xolotl 1980; Mapa Quinatzin 1891; Torquemada 1975).

“Y en las más recientes, que se refieren a la migración méxica (Durán 1995; Códice Ramírez 1985; Códice Boturini 1975; Códice Aubin 1980; Códice Azcatitlan 1995), y en Clavijero (1991: 63) se les denomina nahuatlacas, refiriéndose «a siete tribus de una misma nación». “Todos los relatos dan la imagen de que, a la llegada de los grupos chichimecas a la Cuenca de México, se encontraron con un territorio poco poblado con excepción de los antiguos asentamientos toltecas del sur de la región”.
“Según Alva Ixtlilxochitl, los chichimecas que llegan en esta primera oleada serían sociedades con similares niveles de organización sociopolítica, pero con una gran variabilidad interna”

Y refiriéndose a las fuentes históricas dicen: “El período de migración de estas sociedades se inició desde comienzos del siglo XII o un poco antes y se dio a lo largo de unos 150 o 200 años, por lo que su desarrollo, a partir de su establecimiento definitivo, fue también desigual”. “Estos grupos migratorios tal vez no tuvieron un mismo origen o una misma auto-identificación étnica, ya que en las fuentes más antiguas son conocidos como chichimecas (Alva Ixtlilxochitl 1977; Códice Xolotl 1980; Mapa Quinatzin 1891; Torquemada 1975) y en las más recientes, que se refieren a la migración mexica (Durán 1995; Códice Ramírez 1985; Códice Boturini 1975; Códice Aubin 1980; Códice Azcatitlan 1995), los aztecas llegan a la cuenca mexicana y se encuentran que ya estaba ocupada por los chichimecas quienes, además habían elegido las tierras mejores”. “Así que los aztecas vagan dispersos y sin rumbo por zonas lacustres durante más de un siglo hasta poder fundar su propio altépetl “. “Los aztecas , no tenían un linaje propio de gobernantes ya desde su salida de Aztlán” “Así es que buscan emparentar con uno de los linajes asentados en la región y así lo hacen por medio de un matrimonio, cuyo hijo fue Huitzilihuitl, quien intenta la construcción del ansiado altéplet, pero fueron atacados por colhuas y tepanecas” “Un primer linaje de aztecas (méxicas) fue eliminado por completo”.

“Por tanto fronteras difusas para definir a estructura sociopolítica de estos grupos chichimecas, en el que cabría considerarlas investigaciones de Griselda Sarmiento sobre las sociedades tribales jerárquicas” (Sarmiento 1992: 80) y, sin duda alguna, retrotraernos a las definiciones más clásicas y fundadoras del campo de estudio, con lo que Morton Fried (1960: 719) definió como sociedades de rango y Elman Service (1971: 133-134) como cacicazgos o jefaturas”(pág 223)” Y además de todas estas magníficas explicaciones, la relación de imágenes nos resulta igualmente necesaria.

Figura 1. Plancha II del Códice Xolotl (1980): asentamiento,
repartición y delimitación del territorio por parte de los chichimecas
Figura 2. Mapa Quinatzin, Plancha II, Tecpan de Texcoco (Mapa Quinatzin 1891: lámina
212)
FIGURA 2 (Mapa Quinatzin 1891: lámina 212). Figura 3. Posibles unidades políticas
durante la fase Azteca II, alrededor del año 1400 d.C. (Plano realizado por Ulises Santa
Cruz Rendón)

Igualmente excelentes Cuadro 1. Propuesta de esquema del cambio sociopolítico durante el Posclásico en la Cuenca de México (págs 230-232)
Artículo imprescindible con datos aclaratorios de una remota época de formación de la cultura méxica Gracias de nuevo a un artículo bajo licencia CC.